Coa: el emprendimiento chileno que fusiona el surf con la reinserción social

por Abr 4, 2024Destacados, Outdoor

En un mar de marcas extranjeras que inundan el mercado chileno, Coa nace con el propósito de aportar a la identidad nacional, tejiendo sus raíces en las olas del surf y extendiendo sus ramas hacia la reinserción social. Fundada por Arturo Irarrazaval en 2011, Coa no solo fabrica tablas de surf, ropa y accesorios inspirados en este deporte, sino que también busca dejar una huella positiva en la sociedad chilena.

«Quería crear una marca chilena que mostrara un producto interesante que compita con lo que llega de afuera y que se mantuviera en la línea de los deportes que siempre hice», compartió Irarrazaval. «Tenemos demasiadas marcas de afuera, nos vestimos como si fuéramos gringos o de Australia y con esto quería colaborar a desarrollar nuestra propia identidad».

Pero lo que hace a Coa verdaderamente única es su compromiso con la reinserción social, una idea que germinó en la mente de Irarrazaval mucho antes de que la marca viera la luz. “Siempre he pensado que los negocios tienen que ser más que solo lucrativos, lo que necesitamos no es más plata, si no que menos problemas», explicó. «Quería devolver la mano y que eso fuera parte del alma de la marca».

El proceso de integrar a personas privadas de libertad en el trabajo de Coa comenzó en 2014, tras una exhaustiva investigación sobre el sistema penitenciario chileno. «Pensé mucho tiempo en cómo hacer una marca con vida propia y entretenida que le pudiera dar algo a la sociedad», dijo Irarrazaval. 

Fotos de Arturo Irarrázaval.

Coa ha colaborado con cárceles, ofreciendo a los internos la oportunidad de aprender un oficio, ganar un salario y apoyar a sus familias.

«Las experiencias han sido súper buenas. Los que trabajaron con nosotros nunca pensaron que iban a ir a surfear, por ejemplo, no era algo que tenían dentro de sus radares y estaban profundamente felices”, compartió Irarrazaval. «Te das cuenta que hay muchas circunstancias en la vida. Todos nos equivocamos, todos merecemos una segunda oportunidad y hay que dar una mano».

Además, Coa ha extendido su ayuda al Servicio Nacional de Menores (SENAME), instalando talleres y ofreciendo programas que van desde actividades deportivas hasta capacitación en serigrafía. «Tenemos acuerdos firmados a nivel nacional, pero tenemos que volver a hacer gestiones con cada uno de los servicios públicos y eso se complica porque hay una rotación constante de la gente que está cargo de tomar las decisiones», explicó Irarrazaval. «En estos 10 años hemos visto que hemos hecho un cambio, hay gente a la que le interesa, hay gente que ha hecho click, hay gente que trabaja para ello».

Una experiencia que marcó profundamente a Irarrazaval fue la de compartir con un ex recluso que, lamentablemente, fue víctima de la violencia que aqueja a muchas comunidades. «Recuerdo mucho a un cabro que llevaba dos años en actividades con nosotros», compartió. «Teníamos la opción de darle un trabajo en una escuela de surf y lo mataron en ese mismo período de tiempo».

«Fue triste, pero nos reforzó la idea de que lo que estábamos haciendo es necesario más que nunca», añadió Irarrazaval. Esta experiencia, aunque dolorosa, fortaleció el compromiso de la marca con su misión de dar segundas oportunidades y sembrar esperanza en aquellos que lo necesitan.

La respuesta de la comunidad local hacia Coa ha sido alentadora, especialmente en lugares como Puertecillo, donde está basada la marca. «Ahora estamos teniendo una conversación interesante con gente del Salvador», reveló. «Están buscando un nuevo proyecto y hablando con nosotros a ver si se puede implementar lo mismo, y poder hacer lo mismo en Brasil, Perú, Argentina».

Foto de Arturo Irarrázaval.

En un país donde el sistema penitenciario se encuentra colapsado, con tasas de encarcelamiento que superan el 130%, Coa representa una luz de esperanza. «Por cada peso invertido en la sociedad, ella recibe seis pesos de vuelta», destacó Irarrazaval. «No podemos seguir barriendo debajo de la alfombra».

A través del surf, la moda y la responsabilidad social, Coa ha creado una red que conecta a personas, comunidades y la naturaleza chilena. Con cada ola que surcan sus tablas y cada prenda que visten, Coa está dejando una marca que va más allá de lo superficial, una marca de inclusión, sostenibilidad y esperanza.

Últimas Historias