La creación del Parque Nacional Vicente Pérez Rosales: un legado de conservación y turismo

por Ago 24, 2023Destacados, Medioambiente, Naturaleza, Outdoor

La creación del primer Parque Nacional de Chile fue el resultado de una historia fascinante que involucra a figuras visionarias como Theodore Roosevelt y Perito Moreno. Franz Schirmer, gerente de la empresa turística Petrohué y descendiente de una familia arraigada en la zona, comparte la historia de la génesis de este icónico parque nacional.

El Parque Nacional Vicente Pérez Rosales, ubicado en la región de Los Lagos, es un tesoro natural que ha sido testigo de una historia fascinante de conservación y desarrollo turístico. Esta área protegida – que abarca más de 251 mil hectáreas – fue el primer Parque Nacional de nuestro país y el segundo de Sudamérica,  creado el 17 de agosto de 1926.

Alberga una diversidad de paisajes, incluyendo bosques exuberantes, lagos cristalinos y volcanes majestuosos. 

Sin embargo, su creación no fue un proceso sencillo y estuvo marcada por la visita de nada menos que Theodore Roosevelt, en ese entonces presidente de los Estados Unidos y férreo defensor de la conservación.

La historia del Parque Nacional Vicente Pérez Rosales se remonta a la colonización alemana en Chile, que comenzó en 1845. Los primeros colonos eran principalmente agricultores en busca de nuevas tierras para cultivar. Sin embargo, se encontraron con un desafío significativo: la tierra estaba cubierta de densos bosques que necesitaban ser eliminados para la agricultura.

Fue por esta razón que Vicente Pérez Rosales, quien estaba  a cargo de la implementación y organización del proceso de colonización desde 1849,  tomó la iniciativa de organizar grandes incendios forestales en la zona, que se extendía desde Valdivia hasta Puerto Montt. 

Estos incendios fueron incentivados económicamente por el Estado, lo que llevó a la destrucción de vastas áreas de bosque. En ese momento, no se consideraba el impacto ambiental ni el valor turístico de la región por lo que se llegó a un punto en el que no se cuestionó en profundidad si la tierra quemada servía en realidad para la agricultura.

En 1903 la familia de Franz Schirmer llegó a la Ruta de los Santos. En ese momento, Ricardo Roth, bisabuelo de Franz, trabajaba para una empresa de transporte que conectaba Bariloche con Puerto Montt. Sin embargo, la empresa que transportaba carga quebró, y Roth decidió comprarla y transformarla en una ruta turística.

Fue en este punto que Ricardo Roth se dio cuenta del valor de la región y comenzó a abogar por la preservación en lugar de la destrucción. Él comprendió que la zona no era adecuada para la agricultura debido a sus montañas escarpadas y alta erosión, pero tenía un potencial turístico inmenso debido a su belleza natural.

Ricardo Roth tuvo la suerte de contar con el apoyo de figuras influyentes como Theodore Roosevelt, el presidente de los Estados Unidos, quien visitó la zona en uno de sus viajes. Roosevelt, un defensor de la conservación ambiental, entendió la importancia de proteger el entorno natural de la región.

Además, Perito Moreno, un amigo cercano de la familia de Roth, también respaldó la causa. Moreno había donado sus propias tierras en Argentina para la conservación y estaba comprometido con la preservación de la naturaleza. Gracias a su donación se creó Nahuel Huapi, el primer Parque Nacional de nuestro país vecino. La noche en que Roosevelt y Moreno se quedaron en la casa de Roth, lograron convencer al presidente estadounidense de la importancia de proteger esta zona.

Gracias a la intervención de Ricardo Roth y el apoyo de Roosevelt y Moreno, el gobierno de Chile comenzó a entender la importancia de preservar la región. Finalmente, en agosto de 1926, se creó el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales. Por muy contradictorio que parezca, el parque lleva el nombre de Pérez Rosales por haberse considerado un gran estatista.

El parque hoy en día 

Franz Schirmer, desciende de Roth y quien ha vivido siempre en la zona dedicada al turismo por más de 30 años, aboga por un enfoque de conservación que permita el acceso controlado y responsable a la naturaleza, en lugar de una política de prohibición total. Cita el ejemplo de Costa Rica, donde los parques nacionales generan ingresos a través del turismo, lo que a su vez financia su protección y preservación. Este modelo, según él, incentiva el interés y la inversión en la conservación.

El control y la fiscalización son fundamentales en la gestión de áreas protegidas. Schirmer señala que los recursos son necesarios para llevar a cabo estas actividades. También destaca los desafíos que enfrenta el parque, como la proliferación de depredadores como el jabalí y la introducción de especies exóticas que amenazan la fauna y la flora autóctonas.

A lo largo de los años ha observado cambios significativos en la región, como el cierre de fábricas de queso y lecherías, lo que ha permitido que el bosque recupere territorio. Sin embargo, también señala problemas inmobiliarios relacionados con la parcelación de tierras. A pesar de estos desafíos, considera que el parque ha tenido un impacto positivo en la restauración de los bosques y la flora de la región.

Hoy en día Schirmer busca transformar actividades agrícolas en turísticas en la cordillera, con el objetivo de tener un futuro donde la recreación y la conservación se integren de manera armoniosa. Busca proporcionar oportunidades económicas a las comunidades locales a través del turismo sostenible y reducir el impacto ambiental de la ganadería y la agricultura en la zona.

En resumen, el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales es un testimonio de cómo la visión de individuos apasionados puede llevar a la creación de áreas protegidas que conservan la belleza natural y atraen a visitantes de todo el mundo. 

La historia de este parque nos recuerda la importancia de la conservación y el valor del turismo sostenible en la preservación de los ecosistemas únicos de nuestro planeta. Este legado perdura como un recordatorio de la importancia de cuidar nuestro entorno natural para las generaciones futuras.

Últimas Historias