Ayúdanos a seguir impulsando una sociedad naturalista y regenerativa

Ayúdanos a seguir impulsando una sociedad naturalista y regenerativa

Nunca lo mires a los ojos: la leyenda del monstruo de la extinta laguna de Tagua Tagua

por Sep 23, 2022Destacados, Naturaleza, Portada

Dentro de la rica mitología que poseemos, queremos contarte sobre una interesante leyenda popular que tuvo origen en la antigua y extinta Laguna Tagua Tagua (Región de O’higgins), donde los lugareños aseguraban ver por las noches un monstruo de dos colas y cara humana navegando en la oscuridad, al que no podías mirar a los ojos o te llevaba con él hasta las profundidades del lago. Una historia que mezcla la naturaleza, el abuso de los encomenderos a los indígenas y mucha imaginación popular, que no te puedes perder.

En Chile tenemos gran cantidad de cuentos, mitos y leyendas. Algunos de estos relatos son conocidos a lo largo de todo el territorio, mientras que otros son más populares a nivel local. Una de las leyendas locales es la del Monstruo de Tagua Tagua, una criatura que fue avistada en época colonial, hacia fines del siglo XVIII, y que según se cuenta, apareció en la antigua (y actualmente seca) laguna de Tagua Tagua en lo que eran las tierras de don Juan Próspero de Elzo y Araníbar, el último de los encomenderos de Tagua Tagua..

La más famosa ilustración del monstruo. Se dice que la leyenda llegó a todos los rincones de Europa

El monstruo de la laguna

“El monstruo tenía unas alas enormes, cada una de ellas de más de un metro y medio de largo y se parecían a las de un murciélago. Su cuerpo, lleno de escamas, daba forma a un animal mezcla de ave, pez o culebrón. Pero lo más extraordinario es que contaba con dos colas: una le servía para enroscar los animales que cazaba y la otra era símbolo del demonio. En su cabeza se destacaban dos tremendos cachos, como de medio metro de largo, cada uno, orejas puntiagudas, más grandes que las de un chivato. Tenía rostro de hombre, con bigote y un hocico ancho, de oreja a oreja, con unos dientes amarillentos de más de una cuarta de largo. Era la mismísima figura de don Juan Próspero”.

Así lo describe Patricio Lobos, sanvicentano, historiador, profesor,  y autor del libro  “Leyendas de San Vicente de Tagua Tagua”, en donde en uno de sus relatos, describe a la bestia.

La última característica que describe, sobre su parecido con el dueño de las tierras donde habitaba el monstruo, es debido a la fama maltratadora del encomendero Juan Próspero con sus indígenas. 

El anónimo autor del retrato más famoso del monstruo, lo hizo adjudicándole la cara de Próspero, atribuyendo también que el monstruo vivía en sus tierras, pero además sugiriendo, que el monstruo podría ser el mismísimo don Juan encarnado en un engendro.

En el libro de Lobos, también se relata el deceso de la bestia: “Se señala que hacía muchísimo daño comiendo cuanto animal iba a beber en la laguna, hasta que con mucho silencio le esperaron 100 hombres con bocas de fuego y le cogieron vivo».

Pero más allá de su devoción por devorar ganado, hubo otra razón más aterradora para cazarlo: el poder de sus ojos. La leyenda decía que si te encontrabas con él, no debías dirigirle la mirada, ya que sus fogosos ojos rojos, te hacían desaparecer hacia las profundidades de la laguna para nunca regresar.

Ilustración de la supuesta captura del Monstruo de Tagua Tagua

Animales navegantes y el origen de la leyenda

Pese a que el fin de esta leyenda ocurre en la década de los años 30’s con la desaparición de la laguna por su desecamiento (el dueño del predio, don Javier Errázuriz Sotomayor, decidió drenarla), la verdad de todo este misterio deriva en que, en la época con agua de la Laguna de Tagua Tagua, existían chivines: pedazos de pasto flotante tan resistentes, que podían aguantar hasta el peso de un caballo. 

Lo que sucedía en realidad es que el ganado se posaba en estas masas de pasto, las cuales se movían dejando a los animales que se subían a la deriva en medio del lago, sin poder volver a tierra cuando el viento soplaba y las corrientes de agua movilizaban los chivines. La vasta imaginación de los pobladores y la oscuridad de la noche, eran el escenario perfecto para causar confusión a los lugareños, quienes creían divisar la silueta de un horripilante engendro. 

Ilustración sobre la Antigua Laguna de Tagua Tagua

El legado cultural del monstruo

Esta leyenda no pasó desapercibida para los sanvicentanos. Es tal su importancia cultural, que incluso en la plaza de San Vicente se decidió instalar una escultura de la bestia. Yoel Pardo es un artista visual que se inspiró en los hechos históricos que envuelven la leyenda del monstruo para realizar la obra.

El escultor relata que el monstruo fue creado para infundir miedo en el inquilinaje de la época y que lo que lo motivó a realizar la escultura, además de generar un hito turístico, fue recordar a la comuna la parte de su historia en donde los indígenas fueron desplazados por los colonos como Juan Próspero. Además, agrega:

“La idea fue generar una puesta en valor del patrimonio cultural de la zona, para recordarnos uno de los atentados ambientales más grandes de la historia de Chile, que fue secar la laguna para conseguir más tierras cultivables, cosa que ha pasado desapercibido”.

Escultura del Monstruo de la Laguna, frente a la Municipalidad de San Vicente de Tagua Tagua 

Últimas Historias