Saltos de Moconá, el secreto mejor guardado de la selva misionera en Argentina

por May 20, 2023Bitacoras, Destacados, Naturaleza

En el Noreste de Argentina se encuentra la Provincia de Misiones, una región que colinda por el este con Brasil y por el Oeste con Paraguay. Esta zona se caracteriza por ser la casa de una de las maravillas naturales del mundo como son las cataratas de Iguazú, pero también alberga otros atractivos como los Saltos de Moconá, que, a diferencia de sus vecinas que deslumbran a miles de turistas cada año, estas gozan de un ambiente poco intervenido y menos visitado, lo que los convierte en una experiencia mucho más “boutique” y con un mayor grado de inmersión en la naturaleza.

A 331 kilómetros de distancia de Puerto Iguazú se encuentra un pequeño poblado llamado “El Soberbio”, cuenta la leyenda que el origen de su nombre recae en la época en que los primeros aventureros que llegaron a la desembocadura del Arroyo Guarambocá, ubicado a pocos kilómetros de la localidad, tuvieron como primera impresión “¡que soberbio lugar!”, frase que terminó dándole el nombre al poblado. En términos geográficos, la provincia es conocida por su belleza natural, ya que se encuentra rodeada de la selva paranaense y atravesada por ríos y cascadas que deslumbran a los viajeros. Sin ir más lejos El Soberbio se ubica al costado del Río Uruguay, un gran curso de agua que sirve de frontera natural con el país vecino de Brasil y que además dan vida a los ya mencionados Saltos de Moconá.

A tan solo 50 kilómetros de la localidad se encuentra el Parque Provincial Moconá, área protegida de 2.250 hectáreas que, además de la selva paranaense y una rica biodiversidad, alberga los Saltos de Moconá. Saltos de agua de una longitud 1800 metros logitud que la hace el salto de agua logitudinal más largo del planeta. A diferencia de otras cascadas o caídas de agua, en Moconá presentan una formación única en el mundo, conocida como «cañón o garganta del río Uruguay». Se trata de una especie de falla geológica de unos 2 kilómetros de longitud que cruza el río Uruguay de forma transversal y provoca que el río se «desplome» lateralmente en vez de caer en vertical, formando así  paredes o acantilados de hasta 90 metros de altura. Esto crea un efecto visual impresionante, ya que se puede apreciar el río Uruguay «fluyendo» horizontalmente en vez de caer verticalmente como en las cascadas tradicionales. Esta formación es única en el mundo y es lo que hace que los Saltos del Moconá sean un atractivo turístico muy especial y diferente a otros similares.

Uno de los grandes diferenciadores de un destino como el Parque Provincial Moconá con otras áreas protegidas en el mundo, es que se vive una experiencia mucho más íntima con la naturaleza debido a la menor afluencia de turistas. Lo que es resultado de la casi nula exposición que tienen estos saltos y lo eclipsados que están con sus vecinos en Puerto Iguazú. 

Entre las actividades que se pueden hacer en esta área protegida está la navegación, que te lleva río arriba en una lancha para poder observar de cerca los 20 metros de altura que pueden llegar a tener Saltos de Moconá. Su altitud dependerá mucho del caudal del río Uruguay,  cuando el caudal es alto, los saltos son más bajos, ya que el agua fluye con más fuerza y cubre las paredes rocosas que forman las cascadas. Por otro lado, cuando el caudal del río es bajo, los saltos son más altos, ya que el agua fluye con menor fuerza y no cubre completamente las paredes rocosas, dejando al descubierto una mayor extensión de las mismas.

 

Dentro del parque existen variados senderos autoguiados de diferentes dificultades a los que uno puede acceder de forma libre para vivir la Selva Paranaense en primera persona. Los senderos están bien señalizados y existe infraestructura para la identificación de especies, además, se pueden observar árboles centenarios durante los trayectos de forma habitual. Durante la caminata se disfruta de un ambiente más tranquilo y relajado, sin tanta gente y con poca actividad turística, lo que permite tener una experiencia silenciosa y al ritmo que uno le parezca mejor. Por lo general, la afluencia de visitantes es mucho menor que en las Cataratas del Iguazú, lo que permite disfrutar de la naturaleza y los saltos de una manera más íntima. 

Hoteles en Moconá: un sello de inmersión y conservación de la selva paranaense

Uno de los grandes atractivos de esta zona de la provincia es que cuenta con una oferta de alojamientos muy diversa e interesantes, enfocados en la desconexión y el contacto con la naturaleza. Esta oferta ha desarrollado un concepto propio con ayuda del ambiente selvático que presenta la geografía y los grandes caudales de agua que abundan en la zona, esto hace de este destino una experiencia completa que se suman a los esfuerzsos de los emprendedores del turismo en llevar a cabo una actividad de bajo impacto y activa en la restauración de la selva. 

Puro Moconá Lodge: Restauración de la selva como principal objetivo

El Puro Moconá Lodge se ubica, increíblemente, a tan solo pocos metros del centro de la localidad del Soberbio. Este detalle es sorprendente, ya que al entrar al recinto en donde se ubica el Lodge se genera un ambiente selvático, silencioso y tranquilo, en que el protagonismo a primera vista se lo lleva el río Uruguay que marca la frontera entre Argentina y Brasil. Es un lugar privilegiado para disfrutar de la tranquilidad y belleza del entorno natural mientras se alojan en cabañas equipadas con todas las comodidades y habitaciones suites. El Lodge además cuenta con restaurante, bar y gimnasio. 

Pero lo realmente sorprendente de este emprendimiento turístico comienza a aflorar una vez que le preguntamos a Fernando Siviel administrador del Lodge por la historia de este lugar. «Todo el predio esta totalmente reforestado, antes era un cedral, un bosque de cedros, y cuando el predio quedo abandonado la misma gente talo el bosque y luego se comenzó a ocupar como un basural ilegal, asique realmente era una imagen muy negativa para el pueblo porque toda la localidad rodea este predio de 8 hectáreas y era prácticamente visible de todos lados. Cuando la fundación que administra el hotel compra este predio, lo primero que hacemos fue quitar toda la basura, armamos un basurero orgánico y utilizamos la técnica del compostaje para abonar la tierra, luego comenzamos a restaurar la selva. Todo lo que ven acá, lo que parece ser una selva muy frondosa, es una selva que plantamos árbol a árbol y no tiene más de 12 años.«

Y profundiza, «Lo que intentamos hacer es turismo consciente, todos nuestros paquetes turísticos incluyen un evento co2 neutral, lo que intentamos es invitar a los turistas a calcular su huella de Co2 y al finalizar su estadia los incentivamos a plantar los plantines de árboles nativos necesarios para compensar su experiencia. Tenemos un vívero en el predio y varias zonas de restauración de selva, en donde estamos reforestando la selva paranaense»

Río Uruguay visto desde Puro Moconá Lodge, el costado opuesto se encuentra la localidad de Porto Soberbo en el país vecino Brasil.  ©Tomás Ortega

 

Moconá Virgin Lodge: Experiencia Selva

Venir al Moconá Virgin Lodge es una experiencia sobrecogedora, presenta una arquitectura que pareciera fusionarse con la selva que rodea las habitaciones de una manera muy densa. Con un sistema de pasarelas, las habitaciones se conectan con diferentes espacios comunes, como lo es la piscina, el restaurante, los senderos y sitios de recreación con lo que cuenta este alojamiento que deja a cualquiera con ganas de volver.

Otro caracteristica interesante es que el Lodge se encuentra dentro de un área protegida, tal como nos lo explicó Franco Sirvaviera guía de actividades, «El lodge se encuentra dentro de una reserva, la Reserva de la Biosfera Yaboti, que se caracteriza por ser un área de emprendimiento de ecoturismo, en que el 80% de los terrenos son privados, y en donde se practican viajes responsables a zonas naturales. En la Republica Argentina hay 13 reservas de la biosfera y lo que hace especial esta denominación en áreas protegidas es que el ser humano puede disfrutar de estos ambientes de una forma responsable y también se pueden explotar el territorio de una forma equilibrada.» En el lodge se ofrecen un sistema de guiados y actividades como, trekking, tirolesa, rapel y actividades recreativas de distinta índole,  que tendrán entretenidos a toda la familia sin necesariamente salir del recinto.

Últimas Historias