Todo sobre Yerba Loca, un Santuario de la Naturaleza versátil y lleno de sorpresas

by | Jul 2, 2021

La capital de Chile tiene un telón de fondo gigante y majestuoso que llama a visitarlo. El Santuario de la Naturaleza Yerba Loca es todo lo que necesitas conocer si quieres adentrarte en el mundo del trekking y conocer en profundidad los andes santiaguinos. En este relato te contamos todo lo que necesitas saber y lo que puedes encontrar en este maravilloso paisaje a una hora de Santiago.

Gabriela Espejo y Juan Sebastián Espejo

2 de junio de 2021

Las personas que viven en Santiago tienen la suerte de estar a una hora de la costa y a una hora de la montaña, lo cual es una gran ventaja para la organización de paseos por el día o por el fin de semana. Qué mejor que poder hacer deporte y desconectarse de los celulares y todo lo que la vida citadina implica junto a la familia. ¡Y sin recorrer grandes distancias! Cerca de la capital existen varias alternativas con diferentes tiempos de recorrido, distintos niveles de dificultad y para hacer trekking, bibicleta, escalada o birdwatching que es una de nuestras pasiones y objetivos en cada salida que hacemos. 

En esta oportunidad, hemos pensado en un lugar que cumple con varios objetivos, ya que puede realizarse en familia, nos desconecta de la tecnología y nos maravilla con la majestuosidad de su fauna y flora. Se trata del valle de Yerba Loca.

Este impresionante lugar, sólo se encuentra a 1 hora en auto desde Santiago. El parque de Yerba Loca pertenece a la comuna Lo Barnechea y, actualmente, es administrado por Outlife, un grupo multidisciplinario de profesionales apasionados por la naturaleza y su cuidado. 

Una de las gracias de este parque es que cuenta con sitios para camping y que tiene a disposición del visitante botes de basura y baños. El lugar de acampada está en el sector llamado Villa Paulina, al lado del río Yerba Loca que recorre la quebrada en este lugar. Aquí hay grandes árboles con sombra ideal para aquellas personas que el aire puro los arrebata y quieran tomar una siesta.

Fotografía: David Valdés

¿Cómo se llega a este paraíso cordillerano?

Lo primero, es tomar el camino hacia Farellones, subiendo por la ruta G-21 y, ya en la curva 15, nos encontramos con el control de acceso.

Dado que estamos en pandemia, hay que realizar dos pequeños trámites -online- antes de salir de casa.

  1. Completar un formulario por persona en el sitio web http//:www.yerbaloca.cl
  2. Pagar una entrada, que fluctúa entre $2.500 y $3.500 dependiendo del rango etario o si se tiene la tarjeta vecino de la municipalidad Lo Barnechea. Estos fondos son destinados a la mantención del parque que, como lo comprobamos en nuestra última excursión, se encontraba en excelentes condiciones de higiene y una señalética que guiará hasta los más perdidos…

El ingreso por el día al parque Yerba Loca es desde las 08:30 hasta las 18:00 horas y el último ingreso está permitido hasta las 15:00 horas. Les recomendamos estar lo más temprano que puedan, especialmente en la época primavera-verano, para evitar la deshidratación o los dolores de cabeza, ya que hay algunas zonas y senderos donde no hay mucha vegetación que dé sombra.

Fotografía: Outlife

Trekkings

Los distintos recorridos del parque parten de Villa Paulina, donde hay lugares destinados para estacionar los autos. En este punto, encontramos todas las indicaciones a partir de señaléticas muy claras y sencillas de seguir. Si bien el parque cuenta con varios senderos, en esta oportunidad, queremos destacar el trekking Refugio Alemán.

Este trekking, que recomendamos hacerlo temprano en la mañana, comienza con una suave pendiente hasta llegar al Mirador el cóndor (distante 1,8 km de Villa Paulina) y puede ser realizado por cualquier persona, incluso niños. Nosotros, generalmente, nos demoramos el doble de tiempo (o más) en hacer los senderos, ya que siempre procuramos hacer diferentes tomas, tratando también de que la fauna local no se nos arranque antes de que disparemos nuestras máquinas. Pero si tu objetivo es el trekking, este tramo dura aproximadamente 30 minutos.

Durante el recorrido nos encontraremos con diversas aves de la zona. Desde rapaces como águilas y cernícalos a especies más pequeñas como plateros, fío fío (este último sólo en época estival), yales, tencas, turcas, tijerales, bandurrillas, tórtolas cordilleranas por montón y, si se tiene suerte, el pájaro plomo y alguno que otro cóndor que quiera lucir su collar blanco de plumón.

Ideal para amantes de la fotografía

Una vez en el Mirador, el camino continúa a través de una pequeña zona de pinos que son muy bienvenidos por su sombra. Este es un buen lugar para descansar unos momentos, hidratarse y comer alguna barrita de cereales (siempre llevo unas con chocolate) o las manzanas y plátanos que lleva Juan Sebastián. En este punto, mirando hacia el oriente, podemos disfrutar de una vista de formaciones rocosas de gran tamaño que valen la pena unas cuantas fotos. Además, en este sector, se encuentra el “suplementero de cóndores” que es un proyecto impulsado por la Municipalidad de Lo Barnechea que busca alimentar a estas aves durante los períodos de escasez de alimento. Entonces, si somos pacientes, en esta zona podremos ver cóndores y águilas chilenas o águila mora como también se le conoce. La ultima vez que fuimos nos deleitamos cerca de 30 minutos con la danza de 2 águilas que desplegaron todo su esplendor de planeo frente a nuestros ojos.

Siguiendo por el camino, a sólo un par de metros del mirador, nos encontramos a mano izquierda con una pequeña vega, la cual se transforma en un oasis para varias especies de aves que la visitan y, para mi hermano y yo, en una gran oportunidad para fotografiar y grabar, motivo por el cual no resistimos la tentación de quedarnos “un ratito” a documentar con mi poncho de camuflaje incluido. Lamentablemente, no tuve mucha suerte con la sombra, pero los 40 minutos de calor y el ahogo debido al traje de poliéster valieron el esfuerzo, ya que logré registrar varias especies a sólo un par de metros.

Hasta este sector, el paseo es recomendable para niños pequeños.

Senderos de mayor dificultad

Luego del Mirador y la vega, comienza la segunda parte del recorrido. Este nos llevará al refugio Alemán, distante aproximadamente a unos 3 kilómetros por un camino zigzagueante que aumenta el nivel de dificultad y pone a prueba la resistencia de los caminantes.

Una vez que se ha logrado este tramo más desafiante y hemos alcanzado el Refugio, es absolutamente necesario detenerse para apreciar la vista hacia al poniente: como telón de fondo, aparece el espectacular cerro llamado “Del Medio”, que tiene 2.325 m.s.n.m y que también cuenta con un trekking propio (https://yerbaloca.cl/mapas/).

Desde el Refugio, y siempre bien indicado a través de la señalética, se inicia la tercera y última parte del sendero de dificultad media. Se trata de 3 kilómetros para los que se necesita al menos 1,5 horas y los que pondrán a prueba el cuerpo y la mente. Pero todo el esfuerzo vale la pena, ya que, finalmente, llegaremos al bonito sector de la Parva a una altura de 2.755 m.s.n.m. y, luego, todo lo que sigue es un maravilloso camino de vuelta en bajada.

En esta oportunidad, este trekking y los registros que obtuvimos fueron todo un éxito y debo reconocer que no siempre nuestras salidas fraternales han tenido el mismo fin, por lo tanto, la paciencia y la persistencia deben ser parte de cada aventura, si nos va mal un día, ¡ya vendrá otro mejor!

 Si quieres conocer más sobre aves, trekkings u otros lugares maravillosos para apreciar la flora y fauna de Chile, visítanos en nuestras cuentas de Instagram #wingsfromsouth y #cacoespejo_fotografia.

Ver más artículos de Austerra Society

Carolina Rodríguez, investigadora de Mires of Chile: “La explotación de las turberas está ocasionando un genocidio ecosistémico”

Carolina Rodríguez, investigadora de Mires of Chile: “La explotación de las turberas está ocasionando un genocidio ecosistémico”

Las turberas son relevantes a nivel planetario. Al ser grandes reservas de carbono, cumplen un rol fundamental ante la actual crisis climática, pues regulan las concentraciones de CO2 en la atmósfera. Lamentablemente, en Chile este ecosistema es explotado y comercializado. Carolina Rodríguez — investigadora y fundadora de Mires of Chile— profundiza sobre la importancia de las turberas, y por qué se deben proteger.