Una ventana hacia el océano: la fotografía submarina como un instrumento para crear conciencia

by | Oct 11, 2021

Para proteger el mar, hay que conocerlo. Así piensan los integrantes de la Selección Chilena de Fotografía Submarina, José Tomás Yakasovic y Gustavo Duarte. El primero es fotógrafo, egresado de Ingeniería en Acuicultura y bucea desde los 17 años; el segundo, instructor de buceo, Ingeniero Ambiental y el capitán del equipo. Ambos deportistas comparten el amor por la fotografía y la naturaleza. Están convencidos de que las imágenes son una herramienta potente que visibiliza lo que hay bajo el agua, y que nos ayuda a entender qué es lo que aún podemos cuidar. Con esa convicción representarán a nuestro país en el próximo Campeonato Mundial de Fotografía Submarina, que se realizará durante octubre en Portugal. Competencia en la que en 2019, Yakasovic obtuvo medalla de plata por la categoría “Ambiente con Modelo”. En este artículo te contamos desde la visión de esta dupla, en qué consiste este deporte, qué implica y cuál es su relevancia.

Fotografías por José Tomás Yakasovic

Montserrat Montecino

 

30 de agosto de 2021

 

Al momento de bucear y capturar imágenes con una cámara, el respeto por la flora y la fauna del océano es fundamental. Asimismo lo es el estudio y la práctica. La Selección Nacional de Fotografía Submarina, conformada por José Tomás Jakasovic y Gustavo Duarte, lo tiene claro. Ambos se han esforzado en entender el comportamiento de diversos animales acuáticos, tanto de Chile como del globo. Entrenan en playas o piscinas, prueban técnicas con la cámara y planean posibles capturas. Siempre teniendo presente esa admiración que tienen por la vida en el mar.

Jakasovic es egresado de Ingeniería en Acuicultura y es el fotógrafo del equipo. Ha buceado por las aguas de Iquique hasta la Isla Carlos III en la Patagonia. Aunque ha practicado este deporte por cerca de nueve años, afirma que la compañía de Duarte —instructor de buceo, cofotógrafo y capitán de la Selección, e Ingeniero Ambiental— le da una seguridad impresionante. Juntos son la dupla que representará a nuestro país en el Campeonato Mundial de Fotografía Submarina en Portugal, entre el 4 y 9 de octubre.

Fotografía por: José Tomás Yakasovic

¿De qué se trata este deporte?

Las competencias mundiales de fotografía submarina son cada dos años. La última fue en 2019 en Tenerife, España. Para ese entonces, Yakasovic y Duarte aún no eran una dupla: participaron por separado, cada uno con una pareja.

Para ser parte de esta instancia, ambos deportistas cuentan que primero hay que estar dentro de los dos primeros puestos del certamen nacional, el que se realiza de tres a cinco veces al año en diversas zonas del país.

El circuito mundial consiste en cuatro días de buceo, donde el primero es de reconocimiento del lugar. El fotógrafo y cofotógrafo tienen una hora exacta para sumergirse hasta 25 metros bajo el agua, tomar las fotos de acuerdo a la categoría correspondiente —medio ambiente, medio ambiente con modelo, macro, macro objetivo y pez— y regresar. Arriba en un bote los espera un juez que revisa que hayan cumplido con el límite de profundidad y de tiempo. También mide la presión de sus botellas de oxígeno, porque no pueden salir a la superficie con ellas vacías. “Es una actividad segura y con protocolos bien establecidos”, afirma Gustavo Duarte.

Otra de las reglas, es que deben entregar la cámara al juez luego de cada buceo. Esto quiere decir que las imágenes capturadas bajo el agua, no tienen ningún tipo de edición. Por eso Yakasovic y Duarte planifican sus fotografías previamente, para así saber cuáles serán las técnicas que ocuparán en cada una.

Encuadre, creatividad y complejidad son los aspectos primordiales que determinan las fotografías ganadoras. Estos, por ejemplo, llevaron a Yakasovic al triunfo de una medalla de plata en 2019.

Fotografía por: José Tomás Yakasovic

 

A disposición de las especies acuáticas

Uno de los principales requisitos de la fotografía submarina es ser buen buzo. “Tienes que ser capaz de mantenerte en un punto flotando, sin tocar absolutamente nada. Eso al mismo tiempo que maniobras una cámara gigante”, señala José Tomás Yakasovic. Bucear regularmente, investigar sobre las especies que pueden haber en un determinado lugar, y comprender su comportamiento, son otras de las exigencias de este deporte.

Próximos al nuevo mundial de fotografía submarina, José Tomás Yakasovic y Gustavo Duarte ya están estudiando las especies con las que se pueden encontrar en Portugal, e ideando formatos y técnicas —como filtros UV de colores— para las diferentes imágenes que van a capturar. “Hay que tener de un plan A a un Z. Pero siempre considerando que estamos en un medio natural y que todo puede cambiar. Al final se trata de esperar lo que la flora y fauna nos den”, precisa Duarte.

Para no perturbar y respetar el ecosistema en el que estarán, han estado entrenando en una piscina y practicando la comunicación. Yakasovic cuenta: “Estamos desarrollando todo un idioma con Gustavo. Hemos logrado entendernos al punto que le puedo decir que prenda el flash izquierdo en potencia cinco de forma perpendicular (se ríe)”. 

Fotografía por: José Tomás Yakasovic

 

Visibilizar para proteger

La dupla que se formó luego del mundial en Tenerife, está convencida de que la fotografía submarina es una ventana al mar, que permite fomentar el cuidado de la fauna y flora acuática. “Cuando se conoce lo que hay bajo el agua, se crea una conciencia respecto a lo que se está dañando y que aún se puede proteger”, afirma Duarte.

Los deportistas oriundos de la zona centro de Chile —Yakasovic de Limache, y Duarte de Viña del Mar—, han tenido la posibilidad de recorrer prácticamente toda la costa buceando. “La gente cree que, por el sólo hecho de que nuestras aguas son más frías, no hay colores en las profundidades. Y pasa todo lo contrario, hay un patrimonio súper grande e importante que debemos resguardar”, indica Yakasovic.

No se protege lo que no se conoce. Este es el lema que incentiva a los seleccionados nacionales a seguir mostrando, a través de la fotografía submarina, las cientos de especies que habitan nuestros océanos.

Fotografía por: José Tomás Yakasovic

 

Ver más artículos de Austerra Society

Carolina Rodríguez, investigadora de Mires of Chile: “La explotación de las turberas está ocasionando un genocidio ecosistémico”

Carolina Rodríguez, investigadora de Mires of Chile: “La explotación de las turberas está ocasionando un genocidio ecosistémico”

Las turberas son relevantes a nivel planetario. Al ser grandes reservas de carbono, cumplen un rol fundamental ante la actual crisis climática, pues regulan las concentraciones de CO2 en la atmósfera. Lamentablemente, en Chile este ecosistema es explotado y comercializado. Carolina Rodríguez — investigadora y fundadora de Mires of Chile— profundiza sobre la importancia de las turberas, y por qué se deben proteger.