Ayúdanos a seguir impulsando una sociedad naturalista y regenerativa
Ayúdanos a seguir impulsando una sociedad naturalista y regenerativa

El día de los muertos en el mundo animal: el sentido luto del pingüino y la tórtola

por Nov 1, 2022Destacados

Creemos, que los escépticos del dolor animal deberían ver esta publicación con una cuota de empatía. No todo en la vida puede ser querer generar desarrollo constante y riqueza sin importar el impacto, dolor o costo ajeno. ¿No?

Este post creemos, abre ojos y corazones, al ser una de las mayores demostraciones que hayamos podido presenciar del dolor que sienten animales al despedir a un ser querido. Son dos casos, el de una madre pingüino frente a la muerte de su cría, y el de una Tórtola frente a la muerte de su pareja de toda la vida.

Muchos animales con características parecidas al ser humano -quién también es un animal- son conscientes de la muerte, experimentan la pena, e incluso puede que guarden luto o que lleven a cabo algún ritual con sus muertos.

El dolor de la pérdida es un signo claro de complejidad subjetiva, cognitiva y psíquica. Aquí vemos a una pingüina llorando la muerte de su hijo mientras recibe consuelo de otra hembra. Los pingüinos son pájaros, cuyo cerebro es del tamaño de una uva, aún así, viven y sienten el luto.

También podemos ver el luto en las Tórtolas mediante las fotografías de James Yule. Estas imágenes representan el luto y el dolor que viven durante la perdida de su pareja, al ser animales monógamos que hacen vida de pareja hasta la muerte, lo que hace que cuando uno de ellos se va, sea una perdida emocional muy intensa y, después, se les vuelva muy difícil encontrar una pareja nueva. Por eso a veces cuando vemos a una pareja es común escuchar que se emplee la frase «mira esos tórtolos». ¿Increíble o no?

Esperemos estos dos casos logren transmitirles a un sinfín de personas que los humanos tenemos mucho que aprender de los animales y nos grafica que son seres con sentimientos, que por ende, debemos procurar el respeto de sus vidas.

En el mundo natural, cada componente de un ecosistema tiene un rol que cumplir para que el engranaje natural esté en equilibrio. Equilibrio que la acción humana está alterando gravemente. Desde la ciencia lo vienen advirtiendo hace décadas, sobre todo a través del último informe del panel intergubernamental sobre cambio climático del año 2021, donde nos clarifican y evidencian las graves consecuencias de la acción humana que está asfixiando al planeta cuyos bosques, suelos y océanos se encuentran en su mayoría suturados.

Vivimos en tiempos donde velar por la protección, conservación y restauración ecológica de zonas que representan una gran riqueza natural por su biodiversidad debe ser prioridad tanto nacional como planetaria.

Esperemos entonces, se empiece a comprender la importancia que tienen quienes toman decisiones para protegerla, y que lo plasmen no solo en sus programas al momento de buscar votos, sino que en sus acciones concretas.

Sigamos trabajando y aportando activamente desde la vereda de cada uno, y en la forma que cada uno pueda aportar, granitos para proteger los ecosistemas naturales y combatir la crisis ambiental con la urgencia necesaria. Un desierto está compuesto por puros granitos de arena. Es ahora o nunca el momento de crear un desierto de amor, respeto y acción por la Tierra. Nuestro único hogar nos necesita.

Últimas Historias